Informe sobre la Masacre de Pando de 2008 (hecho en Colombia, junio 2009)


El 11 de septiembre de 2008 y en los días sucesivos se produjeron en las localidades de El Porvenir y Cobija (departamento de Pando) una serie de enfrentamientos violentos entre personas civiles bolivianas que se saldaron con varias víctimas mortales, además de resultar heridas varias personas más; en estrecha relación con dichos enfrentamientos, más personas involucradas fueron secuestradas, y un número indeterminado fue sancionado, con obligación de abandonar su domicilio en Bolivia por tiempo indeterminado. El Gobierno del MAS hizo recaer toda la responsabilidad sobre el entonces prefecto departamental, Sr. D. Leopoldo Fernández, que fue detenido y encarcelado. Aunque la OEA emitió un informe favorable a las tesis defendidas por el Gobierno del MAS, UnoAmerica decidió abrir una investigación propia e independiente, al sospechar de posibles connivencias político-ideológicas entre el responsable del Informe de la OEA y el entorno del presidente boliviano E. Morales. Para ello destacó a un grupo de observadores de nacionalidad colombiana, argentina, uruguaya y brasileña, que llegaron a finales de marzo de 2009 a Santa Cruz de Sierra, base de su delegación. El 30 de marzo, los delegados de UnoAmérica celebraron una rueda de prensa en Santa Cruz, informando sobre los resultados preliminares de sus averiguaciones. Las pruebas recabadas apuntaban a que el Gobierno de E. Morales había organizado y ejecutado un auténtico asalto a las poblaciones de Cobija y El Porvenir, valiéndose de militantes del MAS. A partir de estas declaraciones de los representantes de UnoAmérica, la organización fue objeto de una feroz campaña de desprestigio, basada en calumnias y mentiras, orquestada por medios de comunicación vinculados ideológicamente al MAS y a su avalista en la OEA, Rodolfo Mattarollo; entre dichos medios destacó por su agresividad e infundios el diario argentino "Página 12". Durante la campaña, el citado medio lanzó acusaciones de crímenes imaginarios y conspiraciones políticas inexistentes sobre los delegados de UnoAmérica en Bolivia. La organización comenzó a sospechar, a raíz de su publicación, sobre posibles intereses políticos masistas-izquierdistas en el origen de los enfrentamientos investigados. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s