El Diario (La Paz) edición digital 27 feb 2010


La caída de la renta petrolera hace
insostenible el pago de bonos de protección social

Se contraen los ingresos estatales soportados por las extracciones petrolífera.

La
caída de la renta petrolera en un 35% -a través del Impuesto Directo a los
Hidrocarburos (IDH)- que se traduce en una menor recaudación de impuestos
para el Estado (en un 12%), afectará a la coparticipación que reciben el
Gobierno central, los municipios y las prefecturas, y hará insostenible el pago
de bonos a la población.

La incidencia de esta bajada en los ingresos por el
IDH incidirá en el pago de los bonos "Juancito Pinto" (ayuda escolar), "Renta Dignidad" (antiguo Bonosol, ayuda a jubilados), y
"Juana Azurduy de Padilla" (ayuda a la maternidad), que están siendo pagados por órganos
recurrentes, como el Tesoro General de la Nación (Hacienda Nacional) y ciertos Organismos Internacionales de ayuda al desarrollo.

René Martínez Céspedes, en representación de la ‘Unidad de Deuda y Pobreza’
de la Fundación Jubileo, comentó que la cuantía global del PGN de
2010 (Presupuestos Generales del Estado) -105.964.336.473 bolivianos- 
comparada con la del presupuesto de 2009 -103.137.982.636 bolivianos- presenta un crecimiento del 2,7% para
la presente gestión. "Sin embargo,el margen de reducción en los presupuestos, de un 23%, se debe a la
reducción de los ingresos vía impuestos nacionales, y a la baja en la renta procedente de la explotación de los
hidrocarburos”
, aclaró. “Si se compara la renta nacional procedente de los hidrocarburos en 2009 con las previsiones para 2010, se evidencia una caída de los
ingresos de un 35%. En 2009 el Estado ingresó 10.873,3 millones de
bolivianos procedentes del petróleo, y en 2010 sólo obtendrá 7.115 millones de bolivianos”
, dijo.

Entre 2009 y 2010 el precio estimado del barril de petróleo ha sido
inestable y decreciente, y se prevé que este año continuará su caída, oscilando de los 80 a los 61 dólares. A este recorte de ingresos se suma la reducción de los volúmenes de exportación, la
falta de inversión para la producción, y la inexistencia de nuevos
mercados de salida para los hidrocarburos nacionales. “Esta contracción de los ingresos incide e incidirá en una baja en los
presupuestos de las alcaldías y prefecturas en un 23%”
, reiteró.

BONOS

El Bono "Juancito Pinto" (ayuda escolar) se financia con fondos del
TGN (Hacienda Pública) y recursos recurrentes de impuestos. Asimismo, se evidencia una
caída de recursos en la "Renta Dignidad", debido a la baja de los
ingresos generados por el IDH (35%) y por otros tipos de impuestos (12%). Esta merma de ingresos
afectará a la coparticipación que reciben el Gobierno, las prefecturas,
los municipios y otras instancias públicas. “En el caso del bono Juana Azurduy de Padilla (ayuda a la maternidad), éste estaba financiado
con recursos del TGN y créditos del Banco Mundial; sin embargo, llama
la atención que ahora se haya recurrido a privados para cancelar este
beneficio, lo que muestra que no será sostenible en un futuro”
, dijo.

Para alcanzar una buena salud fiscal, dijo Martínez, lo que se deba a gastos recurrentes, debe ser financiado con ingresos recurrentes.
“Gastos corrientes como los Bonos sociales ya son difíciles de pagar, porque deben ser
financiados con ingresos recurrentes”, añadió.

Los ingresos recurrentes son todos aquellos que se obtienen de manera
segura, como los ingresos fijos y regulares por vía de impuestos. “Pero la renta de los
hidrocarburos no es un ingreso recurrente a largo plazo, porque su fuente (el petróleo)
es un recurso no renovable, que a medida que se extrae se va reduciendo, debido a que
los campos petroleros de donde se extrae gas natural y petróleo van a
tener una declinación natural a lo largo del tiempo”
, dijo.

En la medida en que se invierta en la apertura y explotación de nuevos yacimientos,
explicó, el pago de los Bonos y los servicios públicos basado en el petróleo podría hacerse sostenible, pero éste es un recurso natural
que a largo plazo no asegura su sostenibilidad, pues se va a agotar.

GARANTIZAN PAGO DE BONOS

Por su parte, el Vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, indicó
que el pago del bono "Juana Azurduy de Padilla" (maternidad), tiene los recursos
garantizados para su implementación, y no dejará de pagarse en ningún caso. Sin embargo, reconoció que existe una demora en el pago de dicho bono,
debido a problemas administrativos pero no financieros. Señaló que los contratos
con médicos ligados al bono maternal estaban en proceso de renegociación y renovación a fines de diciembre, y que no todos se están renovando. También admitió que ha habido algunos días de retraso en la entrega de este
beneficio social, “lo cual se lamenta, y se pide disculpas por ello a las madres”,
finalizó.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s