C. Castroviejo, Submarinos aliados en la Gran Guerra, Madrid, Real de Catorce, pp. 334-335


La Marine Nationale francesa entró en la primera guerra mundial con una fuerza submarina que, sobre el papel, era formidable. Sin embargo, los grandes errores de concepto y defectuosa construcción hicieron que los submarinistas franceses, pese a tener una sólida formación técnica, tuvieran que luchar más contra sus propias naves que contra el enemigo. Esta tremenda desventaja no les impidió realizar patrullas en aguas enemigas y obtener algunos éxitos muy meritorios. Con todo, los niveles de disponibilidad operativa resultaron muy deficientes. Su principal zona de operaciones fue el Adriático, donde llevaron el peso de la lucha hasta 1917, obteniendo allí sus únicos triunfos. El más relevante fue la destrucción del UC-24 [sic] a cargo del Circé, en unas circunstancias de extrema dificultad. No nos cabe duda de que, de haber dispuesto de mejores unidades, los franceses hubieran obtenido mejores resultados. Un total de 14 sous-marins sucumbieron en la primera guerra mundial, aunque el Curie y el Tourquoise pudieron ser recuperados al finalizar la guerra.
La participación de los sumergibles de la Rossiskiy Imperatorskiy Flot rusa estuvo condicionada por las muy diferentes circunstancias que se daban en los mares Báltico y Negro. En ambos escenarios, las fuerzas submarinas rusas eran insuficientes y anticuadas, tardándose varios meses en disponer de un número razonable de unidades modernas.
En el Báltico su tarea fue esencialmente defensiva, participando con acierto en una modesta ofensiva para cortar el tráfico de mineral que iba de Suecia a Alemania. Las efectivas medidas de protección adoptadas por los alemanes, más la actitud antirrusa de Suecia, hicieron que sus resultados no fueran mejores. Lo cierto es que los submarinos rusos y británicos actuaron en el Báltico cumpliendo la legislación internacional vigente, lo que restringió su libertad de acción. Esta fue una precaución muy acertada, porque si Suecia se hubiera alineado con los Imperios Centrales, el desarrollo de la primera guerra mundial hubiera tomado un curso imprevisible y pernicioso para Rusia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s