C. Castroviejo Vicente: Submarinos aliados en la Gran Guerra. Madrid, Real de 14, 2006, p. 317


En Ancona estaban estacionados el F-1, el F-6, el F-8, el F-11, el F-14 y el F-18, y los ‘enanos’ A-2, A-3, A-4, A-5 y A-6, que constituían la ‘Flottiglia de Ancona’. Entre Venecia y Porto Corsini estaban estacionados el ‘Argo’, el ‘Argonauta’, el ‘Atropo’, el ‘Delfino’, el ‘Fisalia’, el ‘Narvalo’, el ‘Otaria’, el ‘Squalo’, el ‘Tricheco’, el F-2, el F-3, el F-4, el F-5, el F-12, el F-13, el F-16 y el X-1, que componían la ‘Flottiglia dell’ Alto Adriatico’. En Bari se hallaban dos submarinos ‘piccoli’, el B-1 y el B-2, tan sólo aptos para tareas defensivas. Ya fuera, en Tarento, estaban el ‘Nautilus’, el H-6 (it.), el H-7 (it.) y el H-8 (it.), capaces de entrar y desplegarse en el Adriático con rapidez. Los submarinos de la clase F habían pasado a ser la espina dorsal de las flottiglie, lo que aumentaría considerablemente su capacidad bélica.
El 20 de octubre de 1917, el Vice-Admiral Gough-Calthorpe ordenó reforzar el barraje del Canal de Otranto destacando allí los submarinos E-2, E-11, E-14, E-21 y E-25, estacionados en el puerto de Govino, en la costa oeste de la Isla de Corfú, y apoyados por el buque nodriza ‘Adamant’ al mando del Cdr. Kenneth Bruce. Esta fuerza debía patrullar en inmersión entre la Isla de Fano y el Cabo de Santa María de Leuca, al sur de la línea vigilada por los ‘drifters’. Su operatividad era escasa, pues todos andaban necesitados de importantes reparaciones, especialmente el E-21 y el E-25, procedentes de Gibraltar y muy desgastados por sus pasadas misiones en el Atlántico. Como fuerza operativa no entraría en actividad hasta bien entrado el año de 1918. Pronto se vio que el pequeño puerto de Govino era inadecuado para alojar la escuadrilla británica, y el 28 de marzo el ‘Adamant’ se trasladó a Brindisi. El 30 se le unieron el E-21 y el E-25, seguidos por otros 3: E-2, E-11 y E-12. En abril llegó el minador E-46 y en mayo, el E-48. También entraron en el Mediterráneo con destino a Italia el monitor de escaso valor militar M-1 y los submarinos H-7 (br.) y H-8 (br.), incorporándose éstos a la flotilla de Brindisi aunque no llegaron a entrar en acción antes de terminar la guerra. El cambio de base de Govino a Brindisi también vino determinado por modificaciones en los sectores de patrulla asignados a los británicos, que quedaron entre Cattaro y Durazzo. El mando táctico de la agrupación británica en Brindisi recayó en el Cdr. Charles Benning, antiguo comandante de submarino en el E-5 y el K-1.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s