C. Castroviejo Vicente, Submarinos aliados en la Gran Guerra. Madrid, Real de 14, 2007, p. 321


Pese al indudable riesgo que suponía atacar a aquel tipo de barcos, Falangola lanzó dos torpedos sobre el ‘Pelagosa’, que fue alcanzado a proa por uno de ellos. A despecho de los intentos de las restantes naves austrohúngaras por salvarlo, el ‘Pelagosa’ se fue a pique a 3 millas de la costa cercana a Lussino. Por su parte el sommergibile F-7 consiguió eludir al resto de la ‘U-Suchflottille’ del FK Pohl y regresar a Ancona. Este gran éxito se vio complementado, el 16 de febrero de 1918, por el hundimiento del guardacostas austrohúngaro ‘Carlo’, de 800 toneladas, al chocar con una mina colocada por la Regia Marina frente a al Isla de Vèglia (Krk).
Si la suerte parecía sonreír a los italianos, a los franceses les dio la espalda. El 10 de febrero de 1918, el veterano sous-marin ‘Bernouilli’ del LV René Audry zarpó de Brindisi para patrullar frente a Durazzo. La última transmisión del ‘Bernouilli’ se recibió el 13 de febero, no volviéndose a saber nada de él ni de sus 29 tripulantes. Probablemente chocaría con una de las minas que guarnecían las defensas del puerto albanés. La pérdida del ‘Bernouilli’ fue un duro golpe para los hombres del CV Frochot, puesto que se trataba de uno de los sous-marins con mejor historial bélico.
Serían los italianos quienes devolverían el golpe cuando, el 21 de febrero, el torpedero de flota ‘Airone’, de 220 toneladas, atacó con cargas de profundidad y un torpedo remolcado al U-23 del Lsch. Lt. Klemens Ritter von Bézard, que resultó destruido. Von Bézard había atacado sin éxito al vapor italiano ‘Menfi’, que navegaba entre Brindisi y Valona. A causa del rápido lanzamiento de sus dos torpedos, el U-23, un sumergible de la clase ‘Havmanden’ modificada, perdió el trimado, siendo avistado por el ‘Airone’, que no perdió la ocasión de atacarlo.
La creciente actividad de la Regia Marina fue contestada con una fuerte incursión aérea sobre Venecia, realizada la noche del 23 de febrero de 1918 por cerca de 50 aviones de la K.u.K. Km., una cifra considerable. En respuesta, la aviación naval italiana bombardeó repetidamente la base naval de Pola.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s