C. Castroviejo Vicente, Submarinos aliados en la Gran Guerra. Madrid, Real de 14, 2007, p. 322


El hundimiento del sommergibile H-5 por el u-boat H-1, su gemelo de tripulación británica, el 16 de abril de 1918, levantó agrias disputas entre los submarinistas italianos y británicos. El H-5 era el segundo submarino que la Regia Marina perdía a manos de sus aliados. El Comodoro Kelly, contrario al sistema de patrullas puesto en práctica por franceses e italianos, ya había advertido del riesgo que suponía el llamado ‘método de sectores contiguos’. Dándole la razón, el despliegue submarino fue modificado; se establecieron a 10 millas de la costa enemiga 6 sectores. Cada submarino aliado debía permanecer en un sector durante 24 horas, y en las horas de oscuridad cambiar al inmediato. Los cambios de sector se fijaron de modo que se descartase un nuevo encontronazo entre dos submarinos aliados. También se ampliaron las misiones de los submarinos minadores X-2 (italiano), E-46 (británico) y ‘Amaranthe’ (francés), en cuanto llegara a Brindisi. Éste último, de la clase ‘Amphitrite’, fue modificado, junto con su gemelo ‘Astrée’, para fondear hasta 50 minas Sautter-Harlé HS-1. [1]
Los austrohúngaros volvieron a atacar el barraje de Otranto. La noche del 22 de abril de 1918, 5 torpederos de la clase ‘Tátra’ zarparon de Cattaro. A unas 15 millas de Valona avistaron dos destructores británicos de 990 toneladas, el ‘Jackal’ y el ‘Hornet’. Los austrohúngaros aprovecharon la posición de la luna que destacaba claramente el perfil del Hornet y lo torpedearon, desmantelándolo; el ‘Jackal’ encajó el primer ataque con graves desperfectos. Avisados por radios de los destructores, aparecieron los cazatorpederos británicos ‘Alarm’ y ‘Comet’, el francés ‘Cimiterre’ y el australiano ‘Torrens’, que repelieron a los 5 Tátra, impidiéndoles acabar con los destructores alcanzados. Los cinco torpederos regresaron triunfantes e incólumes a Cattaro la mañana del 23 de abril.
____________________________________________________
[1] La mina HS-1 cargab 488 kg de explosivos, de los que 60 correspondían a la carga explosiva. Con 77 cm de diámetro y 5 cuernos electrolíticos, podía largarse en sondas de hasta 200 metros.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s