C. Castroviejo Vicente, Submarinos aliados en la Gran Guerra. Madrid, Real de 14, 2007, pp. 320 ss.


La enérgica dirección de Horthy a partir del 4 de febrero de 1918, reorganizando las fuerzas bajo su mando, pronto se hizo notar. Los cuatro acorazados Dreadnought de la clase Viribus Unitis y los tres potentes pre-dreadnoughts de la clase Radetzky se integraron en dos divisiones de acorazados. Otra agrupación táctica fue formada con los tres pre-dreadnoughts de la clase ‘Erzherzog’ y cuatro cruceros ligeros. Todas las unidades más antiguas que éstas fueron puestas en reserva. Estas medidas contribuyeron a restaurar el orden y la disciplina en la Flota, pero no impidieron que la agitación revolucionaria siguiera sacudiendo las principales localidades de Istria y Dalmacia. Para colmo de males, guerrilleros montenegrinos comenzaron a actuar en las inmediaciones de Cattaro, amenazando las comunicaciones terrestres de la base naval.
También los italianos, parcialmente recuperados del desastre de Caporetto (otoño de 1917), comenzaron a intensificar sus actividades navales. En la noche del 10 al 11 de febrero de 1918, las lanchas rápidas MAS 94, 95 y 96 atacaron a cuatro mercantes austrohúngaros fondeados en la estrecha bahía de Buccari (Bakat), ubicada al este de Fiume. Las tres lanchas torpederas habían sido remolcadas hasta el objetivo por los torpederos de flota 13-OS, 18-OS y 12-PN. A pesar de que no consiguieron hacer blanco, debido a fallos mecánicos en los torpedos, las tres MAS pudieron escapar incólumes. A bordo de la MAS 96 iba el célebre poeta Gabriele d’Annunzio, cuya brillante pluma convirtió la llamada ‘beffa di Buccari’ en un memorable hecho de armas de gran valor propagandístico.
Al día siguiente, a la altura de la Isla de Lussino (Losinj), el submarino italiano F-7, mandado por el TV Mario Falangola, detectó a una flotilla antisubmarina que estaba haciendo un barrido de minas defensivo. Estaba compuesta por los torpederos Tb-89, Tb-92 y Tb-95, y los patrulleros ‘Knin’ y ‘Pelagosa’. Este último, un vapor costero de 48 metros de eslora y 245 toneladas de desplazamiento, armado con dos cañones de 47 milímetros, dos ametralladoras y varias cargas de profundidad, había sido el primer buque de la K.u.K. Kriegsmarine en ser dotado de un equipo de detección hidrofónico, en diciembre de 1917. Como los anteriores, el ‘Pelagosa’ formaba parte de la ‘U-Suchflottille’ del Fregattenkapitän Viktor Pohl [1].
________________________________

[1] Los buques antisubmarino austrohúngaros empleaban cargas de profundidad Schönthaler-Bombe, que consistían en un cilindro con 10 kg de explosivo que se accionaban mediante una espoleta de flotador.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s