Los GODOS de ATAÚLFO en las GALIAS


CONSTANCIO había seguido la política de apartar a los GODOS de los lugares que se estimaban vitales para el Imperio Romano. Al bloquear el abastecimiento de ATAÚLFO, la había obligado a evacuar NARBONA y dirigirse a BARCELONA. Ahora se mantiene también a los GODOS alejados de aquella ciudad, lo que suponía apartarlos del MEDITERRÁNEO y de las rutas de comunicación entre ITALIA e HISPANIA. El río GARONA y GALICIA son los lugares donde, el año 418, se encontraban los nuevos pueblos federados.

Pero el Imperio no da por perdidas, ni mucho menos, las provincias occidentales. En realidad no se ha creado ninguna situación jurídica nueva, ni, contra lo que se suele insinuar, se ha formado para VALIA un reino independiente. En ningún momento ha renunciado el Imperio a sus derechos sobre estas regiones, cuya administración de justicia sigue en manos de los romanos; tan sólo el ejército queda, en virtud del "Foedus", encomendados a los GODOS, y éstos reciben, como es habitual en los acantonamientos de pueblos federados, tierras "ad inhabitandum". No obstante estos federados, que no se romanizan y son violentos e imprevisibles, constituyen una vecindad ciertamente menos deseable que los soldados bárbaros del ejército regular, que conocen más o menos el latín, y están sometidos a una cierta disciplina. Pronto se vio hasta qué punto podía fiarse el Imperio de la lealtad de estos federados.

En GALICIA surgen rivalidades entre SUABOS y VÁNDALOS, y éstos, cercados por el conde ASTERIO, se dirigen hacia la BAÉTICA y no tardarán en evacuar la Península. Quedaban los SUABOS, que acampaban en el Noroeste, y que constituyen en este momento el pueblo Germánico más fuerte de Hispania. Las ciudades y castillos principales seguían, no obstante, en manos de los hispanorromanos, con los cuales estaban los SUABOS  en un estado de guerra crónica. En una ocasión fue enviado a la GALIA el obispo y cronista HIDACIO para pedir el concurso de AECIO contra los SUABOS que habían contravenido los pactos de pacificación el 431, sin que el legado enviado por éste tuviera éxito alguno, antes bien, SUABOS y GODOS intentaban entenderse para hacer frente a las autoridades imperiales; la paz tenían que negociarla directamente los obispos de la región, entregando rehenes a los bárbaros el 433.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s