ROMA en manos del caudillo Visigodo ALARICO (410 d. C.)


Cuando el 408 Alarico se presentó en Italia, no pudo oponerse fuerza organizada alguna: Estilicón había muerto pocos meses antes, víctima del odio antigermánico latente en el Norte de Italia, y muchos de sus oficiales y soldados bárbaros se habían unido al ejército godo de Alarico. Honorio se refugiaba en Rávena, que desde 402 servía de protección a la corte romana occidental, por las infranqueables marismas situadas en torno a sus murallas. Alarico tenía ante sí el camino hacia Roma abierto, que para evitar ser pasada a saqueo tuvo que pagar un impuesto de guerra altísimo, en diciembre del 408. Fracasadas las tentativas de llegar a algún tipo de acuerdo con Honorio, Alarico se dirige a Roma dispuesto a tratar cara a cara con el Senado, y éste, una sombra de su antigua firmeza, cedió a todas las exigencias de Alarico, ante el temor de que la ciudad hubiera de sufrir un asedio después de haber pagado todo lo que tenía, que era bien poco. El hambre ya era endémica en la ciudad, y un asedio la hubiera reducido a un estado lamentable de despoblación y miseria. Obedeciendo a Alarico con la presteza que da el terror, los senadores nombraron emperador al Prefecto del Pretorio de la ciudad, Atalo.

Si disponer a voluntad de un emperador satisfacía sus ambiciones de mando -Alarico fue nombrado ‘Magister Utriusque Militiae’, lo que le convertía en comandante supremo del ejército romano, y su segundo Ataúlfo, capitán de la guardia imperial (‘Comes Domesticorum’)- tenía sin embargo que enfrentarse con problemas de otra índole. El gobernador de África, Heraclio, interrumpe los suministros marítimos de trigo y aceite que mantenían con vida a la población de Roma, y la hambruna se impone en la ciudad. Viéndose Atalo incapaz de hacer frente a la crisis, es despedido por Alarico en el verano del 410, quien trata una vez más, sin éxito de negociar con Honorio. El Godo sólo tiene a su favor el recurso de la fuerza que, para presionar a Honorio, desata contra la ciudad indefensa, que apenas resiste unas semanas de asedio, se rinde es pasada a saqueo durante tres días de furia depredadora (24 de agosto del 410).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s