La Península Helénica: suelo, clima, explotabilidad económica


El suelo, calizo y ferruginoso, es bueno para la vid y el olivo, pero poco adecuado para los cereales. Por otra parte, la pronunciada inclinación del relieve presta gran violencia al descenso de las aguas, que si favorecen por la tierra vegetal que arrastran de las montañas al llano, son muy perjudiciales por el precioso humus de los terrenos cultivados que se llevan consigo al mar.

El clima, según la altura, oscila entre mediterráneo y subalpino. El invierno es suave y soleado, salvo en las altas montañas. El verano, que comienza pronto, es caluroso, sobre todo en las depresiones cerradas. Las estaciones de lluvias son el otoño y el final del invierno. En verano las tormentas son frecuentes e impresionantes por la rapidez con que se forman.

La insuficiencia de las llanuras cultivables hizo de la ganadería un elemento de importancia capital en la economía del país. La cría caballar era objeto de una activa explotación, sobre todo en Tesalia, por la nobleza aficionada a la guerra y a las carreras de carros y caballos. El ganado vacuno era propio de las clases altas, mientras que la cría de ovejas y cabras constituía el principal medio de vida de la mayoría de la población. La insuficiencia de los pastos condujo a una estricta regulación de la utilización de los pastizales.

Grecia era un país pobre. El sustento normal de un griego se componía de pan de cebada, pasta de harina en forma de gachas, aceitunas, higos y un poco de vino. El pescado era ya un manjar rebuscado, y la carne quedaba para las grandes fiestas. Y a pesar de ello Grecia crió hombres vigorosos.

La estructura orográfica del terreno y la enorme variedad dentro de cada región favorecieron el fraccionamiento político de los griegos. Cada región disponía de su faja de terreno fértil, sus pastos de altura, sus bosques, que cubrían las laderas de las montañas que servían de límites y salvo rara excepción, también su salida al mar. Cada región venía a ser de esta manera un sistema económico cerrado, con existencia propia e independiente. El comercio interregional realizaba el intercambio de los productos más específicos de cada región: así el vino de Pepareto y el aceite de Atenas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s