RICOS y POBRES en una EUROPA en CRISIS


Los pobres, tanto "honrados" como "indignos", en la Europa del siglo XVII, dependían por completo de encontrar trabajo a cuenta de otros para poder comer; a menudo tenían que dormir en un granero o en un desván, en invierno, y bajo un seto en verano. Un año de malas cosechas, con alimentos por las nubes y poco trabajo, llevaba a la muerte a muchas de estas personas y sus familias, y a la más abyecta miseria a los demás. Los quejidos de los pobres hambrientos mantenían despiertos por las noches a los ciudadanos respetables de las grandes ciudades europeas; se podía ver morir a gente desnutrida por el campo y por la calle (como en los peores momentos de la reclusión de los judíos en los ‘ghettos’ polacos durante la segunda guerra mundial); algunos incluso intentaban morderse sus propias extremidades. Los hospitales llegaban a saturarse de tal manera que, a causa de la falta de camas, los pacientes eran reclinados sobre ataúdes.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s