El Templo en la Arquitectura Griega Antigua


El templo consta de una sala rectangular ("naos" o "cella") donde está la imagen del dios, un pórtico ("pronaos") y, a veces, una cámara en la parte posterior ("opistodomos"). Esta preocupación por el exterior se refleja en el sentido ornamental que despliega, pues columnas y entablamentos convierten al edificio en una escultura. Se distinguen varios tipos de TEMPLOS atendiendo pues al número y disposición de las columnas: según el número de columnas en el frente se denominarán "tetrástilo" (4), "hexástilo" (6), "octástilo" (8) y "decástilo" (10). En los lados mayores, el número columnas suele ser igual al doble más una de las colocadas en el frente. Si sólo tiene pórtico en el frente, se llama "próstilo"; si en los dos, "anfipróstilo". Cuando está rodeado de columnas exentas es "períptero"; si son dos fila, "díptero"; cuando las columnas están adosadas a los lados mayores, "pseudoperíptero"; circular con columnas, "monóptero; careciendo de columnas, "áptero"; y sin cubiertas, "híptero".

El sistema estructural griego fue siempre el arquitrabado, de origen prehistórico mediterráneo (disposición "trilito-megalito") empleado asimismo en la cultura micénica. La carga se dispone horizontalmente y actúa en el sentido de la vertical, cuyos apoyos son las columnas (en un principio, troncos de árbol).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s