El Estado Vencedor (1922)


Anarquistas camino del patíbulo (1922)

La confusión entre el estado y el partido bolchevique, y entre el propio partido y su jefe, caracterizó al sistema soviético desde el fin de la Guerra Civil Rusa en 1922. Mikhail Heller añadía que “si el Partido es el esqueleto de la máquina estatal, sus músculos son las Chekas”; a lo que Lenin añadía que “todo bolchevique es un chekista”. Todo es lícito para el Chekista, porque sabe que trabaja para la Historia. El primer Código Penal soviético, elaborado con la colaboración activa del licenciado Vladimir Ilich Ulianov en 1922, aclara este punto. En sus enmiendas, Lenin subraya la necesidad de “poner abiertamente los principios políticamente justos –y no sólo estrechamente jurídicos– motivando la esencia y la justificación del Terror [subrayado original de Lenin], su necesidad, sus límites. La jurisprudencia no debe poner fin al terror. Prometerlo sería engañarnos o engañar a los demás; la jurisprudencia debe fundar el terror, legalizarlo en sus principios, claramente, sin ningún engaño”. Y proseguía: “Hay que ampliar la aplicación de la pena de muerte a todas las actividades de Mencheviques, Eseristas etc.” Y eso que la Guerra Civil ya había terminado. Entre “todas las actividades” Lenin consideraba incluida “la propaganda y la agitación [que] concurren objetivamente a ayudar a esa franja de la burguesía internacional que no reconoce en Derecho la propiedad comunista, que sustituye al capitalismo; serán castigadas con la pena de muerte.” El epíteto de “objetivo” deja la puerta abierta a todas las interpretaciones, y reduce el Código Penal a una ficción.

Ejecución en China

La fórmula jurídica de Lenin fue aplicada por primera vez el mismo año de 1922, con la expulsión del país de un nutrido grupo de intelectuales, y durante el verano, con un gran proceso público contra los 22 dirigentes del Partido SR, Socialista Revolucionario. El fiscal del estado, Krylenko, exclamó ante el auditorio: “¡Si tuviéramos la mínima garantía de que esa gente ha dejado de ser peligrosa para lo porvenir, les diríamos “váyanse y no vuelvan a pecar”!” Todos los SR procesados fueron ejecutados porque eran “potencialmente” peligrosos. Un día Viktor Adler, socialista austríaco, le dijo en broma a Plejánov, patriarca del marxismo ruso: “Lenin es su hijo.” A lo que el viejo revolucionario contestó: “Sería un hijo ilegítimo.” El hijo ilegítimo de Lenin fue Stalin, y la madre del terror estalinista fue el terror leninista. Afirmar ese hecho, y documentarlo, fue el gran crimen que no le fue perdonado a Aleksandr Solzhenitsyn, ni en la URSS, ni fuera de ella; sin embargo, Lenin fue “objetivamente” terrorista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s