Reparto de botín de origen americano


Mientras que el poder de los bolcheviques se afianzaba precariamente en los medios urbanos de la Rusia Central, en diversos puntos fuera del eje Petrogrado-Moscú, fuerzas políticas diversas y rivales de los bolcheviques se hicieron con el control de algunos centros urbanos. La respuesta más inmediata de éstos fue armar a sus milicias de “Guardias Rojos” con el material de guerra almacenado en los arsenales de ambas capitales y enviarlos en trenes militarizados de manera informal a los puntos de mayor peligro. Este modo “ferroviario” de hacer la guerra fue propio de los meses invernales de 1917-18, y se saldó con un completo éxito de los Guardias Rojos, dada su superioridad en armamento, al poseer ametralladoras pesadas y artillería ligera emplazada en sus trenes. Las rebeliones espontáneas agrupaban a reducidas fuerzas rebeldes de carácter local, mal armadas y carentes en muchos casos de una instrucción militar mínima. Tal fue el caso de la sublevación de la región de Orenburg, liderada por el Atamán cosaco Dutov, que fue definitivamente aplastada por los Guardias Rojos el 31 de enero de 1918.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s