Tannenberg 1914


Sin jefe, rodeados y sin ninguna esperanza de recibir refuerzos, el II Ejército ruso se desmoralizó. En muchos puntos, el cerco alemán era demasiado débil para resistir un ataque decidido de los rusos, pero no se produjo ninguno. De los 135.000 soldados atrapados en la bolsa, sólo 10.000 consiguieron escapar; más de 100.000 se rindieron, junto con 500 cañones. A pesar de su superioridad numérica, el II Ejército ruso había tenido una actuación triste, sufriendo una derrota aplastante. El tamaño del inmenso ejército de tierra ruso implicaba que la derrota de Tannenberg sólo afectaría a 4 de los 37 Cuerpos de Ejército disponibles, pero las repercusiones psicológicas del fracaso sobrepasaron con creces las pérdidas materiales. El pesimismo caló en muchos rusos, que empezaron a dar pábulo a sus propias dudas sobre el sentido de guerrear contra Alemania, y se empezó a extender la creencia de que no se la podría vencer.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s