Serbia y Austria-Hungría en 1914


A raíz de sus victorias en las Guerras Balcánicas de 1912 y 1913, Serbia lanzó repetidos llamamientos a la unificación de todos los eslavos de los Balcanes y el sudeste europeo (los yugo-eslavos, o eslavos del sur) en un estado dominado por el pueblo serbio, cada vez con mayor estridencia. Su retórica amenazaba la estabilidad interna del Imperio Austro-Húngaro, donde los yugo-eslavos representaban una de sus minorías étnicas más extensas. El ejército austrohúngaro dependía en buena medida de los yugo-eslavos en las clases de tropa, mientras los austríacos y los húngaros eran mayoría en el cuerpo de oficiales. Por eso, los austríacos creyeron que el asesinato del archiduque Franz Ferdinand en junio de 1914, en un atentado terrorista perpetrado por estudiantes serbo-bosnios, no podía quedar sin respuesta: era evidente que tras su organización terrorista, llamada “Unificación o Muerte”, pero conocida como “La Mano Negra” se hallaba la inteligencia militar serbia, y su fanático jefe, el coronel Dragutin Dmitrijevich.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s