Saqueadores de cadáveres


Una tarde, a última hora, detuvimos a dos mujeres que Eicken fue el primero en descubrir. Para estar bien seguros, nos emboscamos y las vimos deslizarse por entre las ruinas e inclinarse sobre los cadáveres en descomposición. Con habilidad de ladrones, registraban la ropa de los muertos, y una de ellas llevaba, como producto de los hallazgos de aquel día, 31 relojes de pulsera, un fajo de billetes de banco, algunos chamuscados y rotos, y un buen puñado de joyas con brillantes, entre sortijas, pendientes y colgantes. Llevaban consigo un cuchillo de sierra para cortar los dedos que llevaran anillos. Las pruebas estaban allí mismo: no había nada más que decir. A culatazos las arrimamos a un trozo de muro calcinado y las despachamos con una descarga de subfusil.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s