El Priesterwald en Gorizia


Estalló una violenta pelea: blasfemias en alemán y en ruso, ruido de ramas al romperse, chasquidos metálicos, alaridos…

—¡Uno! —dijo la voz satisfecha de H. en la oscuridad.

—¡Maldita sea! ¿Qué está pasando? —preguntó E.

—Id a ver —contestó A.—. En guerrilla…

Entre los arbustos tropezaron con un muerto: P. se inclinó sobre él.

—¡Estrangulado! —dijo brevemente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s